jueves, 8 de enero de 2015

Monasterio de San Zoilo Armilatense

Monasterio de San Zoilo Armilatense.

En el término municipal de Adamuz , hubo un convento mozárabe llamado de San Zoilo Armilatense, en honor al santo de origen cordobés S.Zoilo, el cual fue perseguido por los emperadores Diocleciano y Maximiano por predicar la doctrina cristiana siendo martirizado y enterrado en un cementerio para extranjeros el 27 de julio del año 300. Posteriormente en tiempos del rey Sisebuto en el año 613, el obispo godo Agapio II encontró el lugar del enterramiento y trasladó sus reliquias a la iglesia de S. Félix de Córdoba, la reformó y pasó a llamarse iglesia de San Zoilo y San Félix. 
"Agapio II, obispo de Córdoba, tiene un sueño en el que el mártir cordobés San zoilo, ejecutado hacia el año 304, le indica donde se haya enterrado, acude al lugar con las fuerzas vivas de la ciudad y encuentra los restos de un cadáver, que besa efusivamente y traslada a una pequeña iglesia cuyo nombre cambia a San Zoilo, que engrandecerá y completará con un monasterio para 100 monjes, dond el mismo recibirá sepultura."

Hay datos discordantes referentes a la capacidad del monasterio, ya que según el párrafo anterio,r pareciera que los 100 monjes fueran del convento, sin embargo según el texto siguiente se interpreta que era otro monasterio ubicado en la ciudad de Córdoba el que albergaba tal capacidad:

" Los breviarios antiguos de Córoba y de Burgos,mencionados por Morales, libro 10, capítulo 15, añaden que el obispo hizo a esta iglesia de San zoilo monasterio tan principal que vivían en el cien monjes. Se opone a esto el padre Roa en la vida del santo, diciendo que el monasterio de San Zoilo era muy diverso de la iglesia, en virtud de hallarse aquél fuera de la ciudad y está dentro como leemos en San Eulogio. Pero Morales y los breviarios antiguos no hablan del monasterio de San Zoilo, que se titulaba Armilatense y era el de fuera de la ciudad, como luego diremos, sino de otro edificado en la misma iglesia donde se puso el cuerpo del santo cuando fue descubierto por el obispo Agapio, y este templo de las reliquias de San zoilo estaba dentro de la ciudad, como consta por San Eulogio, aquí es donde los textos citados y el manuscrito del Cerratense, escritor del siglo XIII, expresan haber edificado el obispo del tiempo de Sisebuto el monasterio de cien monjes como leemos en el apéndice IV de este tomo, lo que no puede equivocarse con el monasterio Armilatense dedicado a San zoilo, pues distaba casi ocho leguas de la ciudad por la parte norte."

 Es en la época del Califato de Córdoba (929-1031), época en la que gobernaba Al-Andalus Abd al-Rahman III , donde se tienen referencias de su ubicación, ya que Ibn Idari(escritor árabe, conocido únicamente como autor de una crónica muy interesante para la historia de España escrita en Marruecos en el siglo XIII), hace referencia indirectamente a él refiriéndose a una posada llamada Manzil Al-Hani que estaba situada en frente del Monasterio de Arnillat.
Gracias a la obra de San Eulogio de Córdoba llamada “Memoriale Sanctorum”, tenemos una descripción fidedigna del enclave geográfico donde se asentaba el mismo. La obra dice así: "Coenobio Sancti Zoyli Armilatense, se encontraba en un lugar a unas 30 millas de distancia de Córdoba hacia el interior de la sierra (unos 45 km aproximadamente), en un collado espesísimo a cuya falda corría el rio Armelata, que hoy conocemos con el nombre árabe de Guadalmellato, en el sitio llamado Minguiante. Allí existía un remanso del río muy fructífero en peces donde los monjes en su pobreza se abastecían de ellos. Al parecer quedaba colgado en la zona que se llama Peñas Rubias, como nido de Águilas. En medio de aquella espantosa soledad, sus habitantes tenían dos grandes consuelos, arriba la proximidad del cielo y abajo el río Guadalmellato con sus truchas".(Pues si...truchas ni mas ni menos).
Los monasterios antiguos solían utilizar como celdas las cuevas que en aquellos contornos hubiera y en esa zona hay cantidad de ellas.
Además en el camino de Córdoba a Toledo por Armillat , la primera parada del itinerario estaba, en la unión de los ríos (Cuzna, Varas y Guadalmellato) hoy cubierta por el embalse del Guadalmellato. El lugar estaba preparado para hacer la acampada del ejército con sus mandos, existiendo para ello,un palacio y una posada (Manzil Al-Hani)y frente a ella estaba el convento de San Zoilo.
 En la imagen inferior, en la parte superior derecha podemos apreciar el monasterio de San Zoylo Armilatense y debajo el río Armillata, denominado en la imagen Fluvius Armillata.Esta imagén es un curioso dibujo a pluma de Baquera de Torquemada, incluido en el catálogo de la Comisión de Monumentos de Córdoba  nº 257 de la colección de Vázquez Venegas.

En la siguiente imagen se puede observar el Peñasco de Peñas Rubias, a cuyas faldas se localizaría el monasterio.
 Otra perspectiva del peñasco, con la casa de Peñas Rubias en la parte izquierda.
Os dejamos un enlace publicado anteriormente en el blog Adamuz Turismo Sostenible, que cuenta una leyenda sobre este peñasco:

Durante el periodo musulmán el convento es citado como dair Xaux (Casa de Zoilo) o como dair Armilat.
Contamos con la existencia de una lápida encontrada en los alrededores del monasterio que nos ofrece una cronología anterior a la llegada de los musulmanes: En ella podemos leer “Felix, siervo de Cristo vivió 26 años más o menos. Pasó de esta vida en 1 de Diciembre de la era 676 (año 638)”.
Esta lápida, hoy se encuentra en los fondos del Museo de Bellas Artes de Córdoba y que podremos contar con ella en corto espacio de tiempo.
No es el único testimonio material con el que contamos para contrastar su cronología, sino que apareció otra lápida mozárabe desenterrada por los arados en un sitio de la finca Retamalejo, llamado los conventillos, donde se ven cascos de teja y de tinaja como de haber existido poblado alguno.En su inscripción podemos leer “Aquí se esconde el presbítero e ínclito abad Daniel. Aquí murió este humilde monje y buen soldado. Este siervo de Dios, padre y rector de este monasterio, esté en el Paraíso. Descansó el día de Domingo, 7 de Marzo de la era 968 (año 930)”


A partir del siglo XI se cuentan  con bastantes referencias al citado monasterio Armilatense sobre todo por los sucesos de las muertes de los hijos de Almanzor:
“Discurría el mes de Mayo del año 1008, reinaba el Califa Omeya, Hisham II, encerrado en palacio por su valido Abd al-Malik al Muzaffar, hijo de Almanzor y gobernante efectivo desde su muerte en 1002, manteniendo la dinastía amirí paralela y sobrepuesta a la reinante. Dos teorías nos llegan de la muerte del mismo, una por enfermedad y la otra envenenado por su propio hermano Abderraman “Sanchuelo”, bien por fruta cortada con un cuchillo envenenado o por una mujer de su gineceo. Lo que si tenemos constancia de ello fue que sucedió en Manzil Al-Hani, primera jornada de Córdoba hacia Toledo, durante una salida de guerra contra Castilla.
Su hermano era un inepto, entró en el cargo de Hayib tras la dudosa muerte de su hermano y pronto entabló amistad con Hisham II quien lo nombró su heredero. No había pasado un año aún de la muerte de su hermano, Sanyul, preparó el ejército como hacía 10 años lo hizo su padre, todos organizados a las afueras de la medina, el 14 de Enero del año 1009 y emprendió el camino hacía el norte, con un ejército desmoralizado, en pleno invierno dejando atrás una revuelta en la capital califal. En la noche del 15 al 16 de Febrero los arrabales más cercanos a Madinat al-Zahira estaban en llamas. La tercera semana de Febrero de 1009 Sanyul se encontraba en Toledo, el avance de las tropas era penoso, su intento de gloria militar había fracasado y se dispuso a volver a la capital, pero su ejército fue desertando poco a poco, llegando el 28 de Febrero a Manzil Hani donde los bereberes lo abandonaron. Se instaló en el Monasterio de San Zoilo donde dio cobijo a sus setenta mujeres de su harem pidiendo permiso a los monjes mozárabes. El día 3 de Marzo vino a él una tropa enviada por Muhammad al-Mahdi para detenerlo. El oficial que la mandaba se apoderó de su persona, y de la del conde de Carrión. Cuando los prisioneros eran ya conducidos a Córdoba el Amirí que había conseguido que le quitasen las ataduras por un momento, hizo ademán de sacar un puñal de su boceguí para poner fin a sus días. En vista de ello fue ejecutado al punto. La misma suerte sufrió el conde cristiano, sin proferir palabra alguna. Los cadáveres de Sanchuelo y de su compañero fueron llevados a Córdoba, donde, clavados en potencias, quedaron expuestos a las peores injurias del populacho. Así terminó la breve y poca gloriosa carrera del indigno sucesor del gran Almanzor”.

La última referencia fiable con la que contamos, data de 60 años después, en torno al 1070 donde se nos dice que el monasterio contaba con más de 100 monjes y en ese mismo año se despobló. 
     Este monasterio fue destruido; sus ruinas quedaron abandonadas; y siglo y medio después de la reconquista de Córdoba por los cristianos, un natural y vecino de ella, don Martín Fernández de Andújar, dueño de los terrenos donde estuvo emplazado, decidió y llevó a cabo la fundación de un nuevo Convento, que denominó de San Francisco y apellidaron del Monte, por el lugar donde se hallaba, para el cual fueron aprovechados los materiales del Armilatense, (algunas columnas), distante unos dos kilómetros, pero eso ya ….es otra historia.


Fuentes:

  • Los conventos de San zoilo Armilatense y San Francisco del Monte de Adamuz.Miscelaneas sobre San Francisco de la Arrizafa de Córdoba. Rafael Frochoso Sánchez.2012
  • Historia de los mozarabes de España deducida de los mejores y mas autenticos testimonios de los escritores cristianos y árabes. D.Francisco Javier Simonet.
  • España Sagrada. Volumen 10.Enríque Flórez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario