miércoles, 28 de enero de 2015

LA CANDELARIA, LOS/AS CULIQUEMAOS Y CULIQUEMÁS Y LA FLOR DE ROMERO


Origen de la Fiesta de La Candelaria

Inicialmente la fiesta de la Candelaria o de la Luz tuvo su origen en el Oriente con el nombre del Encuentro, posteriormente se extendió al Occidente en el siglo VI, llegando a celebrarse en Roma con un carácter penitencial. Aunque según otros investigadores, esta fiesta tuvo su origen en la antigua Roma, donde la procesión de las candelas formaba parte de la fiesta de las Lupercales. Esta celebración se unió más tarde a la liturgia de la Presentación de Jesús en el Templo, asociada a los cirios, antorchas y candelas encendidas en las manos de los fieles.

Su fiesta se celebra, según el calendario o santoral católico, el 2 de febrero en recuerdo al pasaje bíblico de la Presentación del Niño Jesús en el Templo de Jerusalén (Lc 2;22-39) y la purificación de la Virgen María después del parto, para cumplir la prescripción de la Ley del Antiguo Testamento (Lev 12;1-8).

La fiesta es conocida y celebrada con diversos nombres: la Presentación del Señor, la Purificación de María, la fiesta de la Luz y la fiesta de las Candelas; todos estos nombres expresan el significado de la fiesta. Cristo la Luz del mundo presentada por su Madre en el Templo viene a iluminar a todos como la vela o las candelas, de donde se deriva el nombre de Candelaria.

Tras la aparición de la virgen en Canarias y a su identificación iconográfica con este acontecimiento bíblico, la fiesta empezó a celebrarse con un carácter mariano en el año 1497, cuando el conquistador de Tenerife, Alonso Fernández de Lugo celebró la primera Fiesta de Las Candelas (ya como Virgen María de La Candelaria), coincidiendo con la Fiesta de la Purificación. Más tarde esta advocación mariana y su fiesta sería llevada a varias naciones americanas de mano de los emigrantes canarios.


¿Pero por qué es tan importante esta fiesta para los habitantes de Adamuz? Porque debido La Candelaria los adamuceños recibimos el nombre de “culiquemaos” y “culiquemás”.

Todos lo 1 de Febrero celebramos en Adamuz la fiesta de La Candelaria, donde los adamuceños y adamuceñas salen a la calle para hacer grandes candelas de romero y todas las calles se impregnan del olor de esta planta aromática. Si se ve el pueblo desde lejos se pude observar que esa noche está envuelto en una nube de humo, que le da un halo de misticismo.




No se sabe con exactitud la fecha del comienzo de esta celebración, pero los adamuceños y adamuceñas la celebra desde hace siglos.
La festividad de La Candelaria es el día 2 de Febrero, pero se celebra la noche del 1. Se dice que el comienzo de esta tradición tiene 3 orígenes: religiosa, esotérica y popular.

Los días anteriores a La Candelaria los adamuceños comienzan a recoger haces de romero para quemarlos durante La Candelaria.

Lo que diferencia a la celebración de La Candelaria en Adamuz de resto de los pueblos de alrededor es, precisamente, la quema de romero. La quema de romero representa la purificación, la limpieza, la expulsión de los malos espíritus.


Vecinos de la la Plazuela del Carmen celebrando la Candelaria. Fotografía cedida por Carmen María Calventos.


La noche del día uno los vecinos y amigos salen a las calles y plazas de Adamuz para empezar la fiesta y encender la candela. Una vez encendida la candela empieza una noche de convivencia y amistad, donde se cantan canciones, como “La flor de romero”, se hacen corros, el puente, se hacen juegos, como el del cántaro, el del botijo o el del malculillo, esta es la parte más tradicional de la fiesta;  ya en el S.XX se añadió  la parte gastronómica, durante La Candelaria se come y bebe hasta bien entrada la noche.



Vecinos y vecinas de Adamuz jugando al botijo en la Puerta de la Villa. Fotografía cedida por el Excm. Ayuntamiento de Adamuz.

Es, gracias a esta noche, el mote que reciben los adamuceños, CULIQUEMAOS, y esto es porque cuando en la candela hay más romero y más humo sale saltan  sobre ella y así quedan “ahumados” y purificados.




Culiquemá saltando la candela de romero.

Los adamuceños y adamuceñas más pequeños son cogidos por sus padrinos o sus padres y son “ahumaos” y esto representa que ya son adamuceños y adamuceñas de pura cepa. Se suele decir que no eres de Adamuz si no estás “ahumao” en La Candelaria, cuando a los más pequeños se les hace o una persona de fuera salta la candela se le dice que ya es “culiquemao”.
 
Pero no solo saltan los jóvenes, sino que los mayores se acercan a la candela y cogen el humo con sus manos y se purifican llevándosela a sus cuerpos. 

Se dice que antiguamente se quemaban en las candelas de romero los capachos de la aceituna para dar gracias por la cosecha.

Otra leyenda cuenta que La Virgen del Sol, patrona del municipio, “ahumaba” sus ropas y las de su Hijo en candelas de romero para que oliesen bien.

El significado del romero

La simbología del romero es muy variada pero siempre positiva.

Desde siempre tiene representado la buena salud inspirando una serie de leyendas y creencias. En el siglo XIX se creyó que las flores en contacto con la piel daban felicidad al igual que las hojas puestas bajo la cama se creía que ayudaba a no tener pesadillas o que cultivar la planta sobre el alféizar alejaba las enfermedades.

Además representa el renacimiento y la inmortalidad. Para los antiguos egipcios representó la inmortalidad tanto es así, que se ponía una ramita en las manos del difunto para facilitar el viaje a la otra vida.

El romero también es un símbolo de buen agüero en efecto en Inglaterra se creyó que llevar al ojal del romero favoreciera cualquiera empresa.

Es una de las plantas favorita de los rituales mágicos. Se utiliza por sus propiedades aromáticas y también para purificar y proteger a personas y lugares. Esta hierba aporta felicidad y amor a quienes la lleven encima. Antiguamente se quemaban las habitaciones de los enfermos para purificar el ambiente.


En el romero se utilizan las ramas y hojas, tiene propiedades aromáticas, antisépticas, estimulantes, en infusión es bueno para la memoria y para enjuagarse el pelo después del lavado. Se utiliza para invocar a la buena salud.






COPLAS Y COPLILLAS DE LA CANDELARIA EN ADAMUZ

“A LA FLOR DEL ROMERO”
A la flor del romero
romero verde,
si el romero se seca
ya no florece, ya no florece
ya ha florecido.

Ay la mata del romero
ya se ha perdido.

A la flor del romero
romero verde,
si el romero se seca
ya no florece.



“A la flor a la pitiflor,
a la verde oliva,
a los rayos del sol
se peina la niña”

“Eres más chica que un huevo y ya te quieres casar,
Anda ve y dile a tu madre que te enseñe a remendar”

“Ya está el viejo en casa
Y ahora dice la niña que no se casa.
Vamos a ver señores si nos pillamos en el compás,
Como los escobones así de pronto se pillarán
Pasa el puente si señor y verás con que primor
Y vamos y vamos a ver
Que no hay nadie en el mundo que sepa querer”


Bibliorafía
  • Blog Adamuz Turismo Sostenible
  • http://www.elicriso.it/es/lenguaje_flores/romero/
  • http://www.bekiahoroscopo.com/rituales/plantas-flores-rituales-magicos-salvia-romero-hierba-san-juan-ortiga/
  • http://aventurasdeiliplense.blogspot.com.es/2010/03/plantas-magicas-10-el-romero.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada