martes, 16 de diciembre de 2014

La casa Carbonell en Adamuz

D. Antonio Carbonell y Llacer funda en el año 1866 la empresa Carbonell. A su muerte en el año 1878 se hace cargo de la dirección de la empresa familiar su hijo D. Carlos Carbonell y Morand y orienta su principal actividad a la exportación de aceite español.



A finales del siglo XIX la familia Carbonell se instala en Córdoba. D. Carlos Carbonell y Morand, fundador de la Cámara de Comercio Provincial, fija sus objetivos en las plantaciones de olivar de Adamuz y su empresa, compra un número importante de olivares en el término municipal. Algunos de estos son: en 1883 Posteruelos, Umbría del Pator y Hoya Aranda; en 1886 compa Navajuelos y Navarro.



En el municipio, Carbonell llega a producir una gran cantidad de exquisitos aceites realizando exportaciones a países europeos como Rusia o Suecia, a América e incluso a China en 1906.



Esta preocupación por comercializar sus productos en el extranjero, la encontramos patente en las varias Exposiciones Internacionales a las que la casa Carbonell concurrió, obteniendo varios galardones:
  • Medalla de Oro conseguida en la exposición Universal de Barcelona en 1888 por los aceites de oliva.
  • Medalla de Oro en la exposición de París en 1889.
  • Medalla de Oro en la exposición Universal de París en 1900.
  • Diploma del Gran Premio de Honor de la República Argentina en 1911.
Muestra de este evidente prestigio, es la publicación del artículo en la revista Madrid Científico (año 1899, nº230 pag 6) en la que hablando del mercado y los precios de aceite, cataloga a los aceites de Montoro Adamuz de superiores y selectos “Los aceites de oliva de Bari a 140 y 145 los cien kilos. Los de Provenza a 140 y 150. Los de Toscaza extra a 180 los cien kilos. La diferencia tan enorme entre el precio de francos 72 que hoy valen la casi totalidad de nuestro aceites, aun aquellos que aquí calificamos de superiores y selectos de nuestras sierras de Adamuz y Montoro…”

Ya en el siglo XX y concluida la guerra civil, comienzan de nuevo a deslumbrarse nuevas iniciativas de comercialización conjunta de los aceites “Montoro-Adamuz”. Se instalan grandes molinos y almazaras que molturan el aceite producido en toda la comarca, al tener distribuidos por los distintos términos municipales, puestos de compra de aceituna, entre los que sigue destacando la casa Carbonell que se establece en las instalaciones de la casa Frances y Cía, que continua con la comercialización y exportación de aceites de “Montoro-Adamuz”, existiendo otros ejemplos como la “Industria Aceitera de Montoro” o la Fábrica de aceite y Jabón “Los Mainez” en Adamuz.

En 1998 la familia Carbonell adquiere la finca denominada Buena Vista, Vista Alegre o las Corralizas en la que se encontraba una fábrica de aceite y una casa de labor. Fábrica que en el año siguiente había modernizado con los mayores adelantos para la fabricación del aceite del momento (la maquinaria se encuentra aún hoy en la propiedad).

Seguramente el Sr, Carbonell dirigió sus compras de olivar a Adamuz por el prestigio que gozaba nuestro aceite y dejaba constancia del orgullo que sentía por las mismas en la posibilidad de aquellos años en la que siempre mencionaba: “contamos con una fábrica de aceites finos establecida en nuestras posesiones de Adamuz, la más acreditada producción andaluza… que no producen selectas calidades”. “Calidades finas de primera precisión para mesa, producidas por nuestras fábricas con olivares propios de Vista Alegre en Adamuz y Córdoba, tan acreditadas en todos los mercados más delicados, habiendo obtenido grandes premios y de honor en Zaragoza (1908), Bruselas (1910), San Luis de los E.U.A (1911)…”




Recortes de periódicos:

 
Bodas de oro de la casa Carbonell
Carbonell y Compañía

La Casa Carbonell y Compañía, de Córdoba,
en la Feria de Muestras de San Sebastián 


Fuentes:
Web DOP Montoro-Adamuz
Ayuntamiento de Adamuz

martes, 9 de diciembre de 2014

Cueva del Cañaveralejo. ¨Origen Geológico¨.

Adamuz es una localidad cordobesa que por su situación geográfica ha sido durante la historia paso de la humanidad por lo que pertenece directamente al mundo de la ¨Cultura de las Cuevas Neolíticas¨.

Por su situación con respecto a su cercanía al Guadalquivir, ha servido de aliciente para los asentamientos humanos. Dichos asentamientos se ven reflejados en la Cueva de Cañaveralejo.

Sin embargo y por lo que se refiere a la región central andaluza, las Cuevas por estudiar son prácticamente todas y los indicios o las pistas que en ellas se encuentran, son fundamentales para la investigación de las raíces históricas de Occidente, aún hoy fundadas en el mito más que en la realidad arqueológica.

En este primer viaje se pretende enseñar como se formo, tipo de cueva, situación geográfica, estructura y hábitat, de la Cueva del Cañaveralejo.


COMO NACE UNA CUEVA.
La formación y el desarrollo de las cuevas se conoce como espeleogénesis. las cuevas se forman por diferentes procesos geológicos y pueden ser de tamaños variables. Estos pueden incluir una combinación de procesos químicos, la erosión del agua, las fuerzas tectónicas, microorganismos, la presión, las influencias atmosféricas, e incluso a cavar. La mayoría de las cuevas se forman en la piedra caliza por la disolución.
TIPO DE CUEVA. ¨Cueva Solutional¨.
Cuevas Solutional son las cuevas que se producen con más frecuencia y se forma tales cuevas en la roca que es soluble, tal como piedra caliza, pero también se pueden formar en otras rocas, incluyendo tiza, dolomita, mármol, sal, y el yeso. La roca se disuelve por el ácido natural en las aguas subterráneas que se filtra a través de ropa de cama-aviones, fallos, las articulaciones y así sucesivamente. En épocas geológicas las grietas se expanden para convertirse en cuevas y sistemas de cuevas.

Los más grandes y abundantes cuevas solutional se encuentran en la piedra caliza. La caliza se disuelve bajo la acción del agua de lluvia y el agua subterránea cargada con H2CO3 (Ácido Trioxocarbónico) y de origen natural los ácidos orgánicos.
















SITUACIÓN.

Situada al lado derecho del arroyo de su nombre, es una profunda abertura en piedra caliza, de más de 15 metros y una galería ascendente en tres escalonamientos.

La pendiente que forman los distintos planos provoca el movimiento de los derrubios y escombros, hacia la salida. las señales de barrenos (perforaciones en la roca), permiten suponer que su entrada fue primitivamente más estrecha y que desde allí se sacó material para el horno de cal de construcción, existente unos metros más abajo en la confluencia de los arroyos.






El suelo de la caverna está irregularmente salpicado de grandes derrubios y ha sido sistemáticamente excavado por buscadores de tesoros, que en otros lugares de esta zona abrieron en muchos socavones, verdaderas cuevas, conocidas por los habitantes antiguos y modernos del pueblo, como ilusorias tareas, derivadas de sueños o tradiciones del moro.

                           







Perfil de la cueva



GEOGRAFIA DEL PRESUNTO HABITAT.

El vallecito donde está situada la caverna constituye un camino natural, por el cual se ha trazado desde siglos el viejo camino de la Plata, en ruta hacia la zona de Almadén y los encinares de Villanueva de Córdoba, donde existió el viejo hábitat neolítico, que Aulló y Riesgo excavaron en domenes y cistas. Todavía en este valle se encuentran innumerables tégulas romanas, pues esta comarca se unió pronto a las ciudades del valle bético como su vecina Montoro, romanizada rápidamente. La situación de la cueva en un arroyo de agua perenne y sobre el viejo camino, a la par que darle excepcionales condiciones de habitabilidad, naturalmente ha perjudicado su acervo arqueológico, pues como lugar forzoso de refugio, o simplemente etapa durante miles de años, sus restos que debieron ser abundantísimos, han ido desapareciendo y es excepcional que después de estos destrozos de siglos y la labor de zapa de los buscadores, se hayan encontrado los materiales que se mencionan. Claro está que dadas las características de la caverna, la extracción de piedra cantera, las rebuscas y los corrimientos de derrubios hacia la boca de entrada, junto con el hundimiento de niveles por la acción del agua, no han permitido encontrar niveles específicos y sí mezclas e incluso anticronismos en la posición de los objetos encontrados.




En próxima fecha se publicara: El Hombre del Neolítico.

DAMUS.